criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > Fantasia GeneralAdiós amigos.

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 19 de Mayo del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,545 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 12 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Fantasia General
  Titulo:

Adiós amigos. Me voy a diluir. Resulta extraño, increíble diría, pero no es la primera vez. Pensaba que después de tantos años sin bañarme en la playa no volvería a suceder pero aquí estoy, envuelto por el agua del mar y sin verme las piernas. Las siento, puedo moverlas, incluso veo como se levanta la arena al agitar los pies en el fondo, pero no los puedo ver. Tampoco estoy ciego. Contemplo a los demás bañistas como se divierten con las olas, a la rubia del cuarto discutiendo con su marido, a Marta, mi amiga de la infancia que ya no me habla, al niño del musculitos que levanta una mancuerna y se le cae en el pie (le está bien empleado) pero inexorablemente me voy diluyendo. Apenas me quedan fuerzas para luchar contra esta ... contrariedad. Una más en mi penosa vida. Y con la duda de, qué pasaría al adentrarme de nuevo en el mar, he venido a dejarlo todo. Iré avanzando lentamente, sin mirar abajo, al frente, con la cabeza alta aunque sólo sea para morir. El agua es cristalina, no hay playa como esta a lo largo del levante, y apenas distingo mi ombligo. No me han ido bien las cosas, he pensado en suicidarme en varias ocasiones, y ésta me ha parecido la menos dolorosa, aunque el agua esté un poco fría. La gente sigue a lo suyo, el niño grita a su padre para enseñarle como hace el pino, probablemente se asuste al no verme el cuerpo, no, se halla muy concentrado en hacerlo bien, una chica pasa a mi lado nadando, apenas puedo verla el trasero sólo los pies levantando espuma y los brazos acompasados. El agua me llega al cuello. Voy a dejar este mundo del que me despido sin haber hecho nada transcendente. ¡Con todas las expectativas que habían depositado en mi....! Una vez que el agua me cubra habré desaparecido. Lo sé, no me queda duda, moriré sin llamar la atención, como siempre ha sido, sin saber porque me ocurre esta desgracia, que bien mirado, podía ser un buen reclamo para las televisiones, pero me convertiría en una atracción de feria, algo que no estoy dispuesto que suceda. No, la chica se aleja, el agua está salada, la noto en mi lengua, los brazos también han desaparecido. Adiós, amigos. La chica se da la vuelta y su mirada se cruza con la mía. Ya es tarde. Me hundo. Mantengo la respiración por mero instinto pero ya no veo mi pelo, sólo una mano que palpa a ciegas. Es ella.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.